Viña, vid y parra, ¿quién es quién?

La diferencia exacta entre estos tres términos, que a muchos les parece que hace referencia a lo mismo, es una duda más habitual de lo que piensas. Ya sabrás que todas hacen referencia a esa maravillosa planta que fabrica las uvas que convertimos en vino, ¿no? Pero con matices muy importantes.

Viña, vid y parra, ¿quién es quién? 0

En el post de hoy te decimos exactamente a qué hacen referencia cada una  de estas palabras para que las uses de forma correcta.

Cuando hablamos de viña hacemos referencia al conjunto de plantas. También lo puedes llamar viñedo y como habrás comprendido el error principal es llamar así a la planta en singular ya que hace referencia a la plantación.

La viña puede estar formada por vid, parra o un porcentaje de ambas. Sin importar la especie que las formen.

Pero, ¿qué diferencia a vid y parra? Súper sencillo, la forma de poda.

La vid suele responder a la imagen mental que tenemos de las viñas. Un arbusto de media altura, que se limita a esta forma mediante la poda. Sin embargo, la parra suele responder a una vid asalvajada, a la que se le ha permitido aumentar su tamaño.

La vid es una planta trepadora y sin las pautas de crecimiento marcadas por el hombre puede alcanzar hasta los seis metros de altura. Con la poda el viticultor consigue que la planta dé lo mejor de sí a sus frutos, concentrando su fuerza en las ramas más fértiles y dando unas uvas de mejor calidad.

Si quieres saber más sobre los motivos de la poda, échale un ojo a este post y si tienes más dudas sobre la terminología que envuelve al vino haznos llegar tus dudas por redes sociales. Estamos deseando aprender más junto a ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *