¿Qué diferencia una cata a vista, cata ciega o cata doble ciega?

Seguro que sabes muy bien que es una cata de vinos, pero por si acaso, te recordamos que se trata de una degustación donde diferentes vinos se ponen a prueba… y no solo en el paladar. Tiene otras fases como la visual u olfativa que convierten a la cata en el examen que expertos y aficionados realizan a los vinos.

¿Qué diferencia una cata a vista, cata ciega o cata doble ciega? 0

Una cata puede servir para muchas cosas. A nivel doméstico podemos utilizarla como una actividad para pasar el tiempo y disfrutar de nuestra afición por el vino. También podemos utilizar la cata, guiada por un profesional, como ese momento en el que perfeccionar o adquirir nuevas habilidades referentes al vino: aprender a distinguir diferentes tonalidades, afinar el gusto y descubrir nuevos ingredientes en los sabores del vino, apreciar diferentes texturas… y el sinfín de matices que podemos valorar a la hora de describir una copa de vino.

Sin embargo, en el mundo más profesional de vino, las catas tienen un valor mucho más importante. Por ejemplo, los expertos en comunicación vinícola deben catar los vinos para informar a los consumidores, valorar y recomendar nuevos vinos.

También conocemos certámenes donde se catan diferentes vinos para valorarlos, premiarlos o formar un ranking que también sirva como información tanto para el consumidor final como para toda la industria HORECA.

¿Por qué te explicamos todos estos tipos de cata? Para que entiendas la importancia que tiene la distinción de los tres tipos de cata: a vista, ciega o doble ciega.

La cata vista es una cata donde aquellos que van a degustar los vinos saben perfectamente qué vino están probando. Saben nombre, bodega, año de cosecha… Conocen todos los detalles que incluye la etiqueta ¡como mínimo! Ya que en ocasiones el enólogo participa en la cata y puede dar incluso más detalles de su elaboración.

Por otro lado, la cata ciega es aquella en la que los participantes conocen los vinos que van a catar con antelación, pero a la hora de catar no saben exactamente qué vino se encuentra en cada copa.

La cata doble ciega es aquella donde los participantes ni tan siquiera saben qué vinos podría haber en cada copa. Esta incertidumbre libra de cualquier tipo de prejuicio al catador que debe centrarse exclusivamente en lo que le dicen sus sentidos.

Sabiendo con anterioridad la importancia de las catas en el mundo del vino seguro que ahora entiendes mucho mejor por qué existen estas modalidades de cata ¿No?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *