Vino y temperatura: 5 tips que te harán disfrutar más

Que consigamos disfrutar al 100% de todos los matices de nuestro vino es un placer que se consigue gracias a varios factores. Deben ser favorables el ambiente, el lugar escogido, la compañía… ¡y la temperatura! Si un vino no está en su punto idóneo de temperatura puede alterar su sabor.

Vino y temperatura: 5 tips que te harán disfrutar más 0

A continuación, te dejamos un listado de recomendaciones para que consigas la temperatura perfecta en tu próximo vino y puedas disfrutarlo como mereces.

  1. Calcula el tiempo

Cada vino requiere una temperatura, eso ya lo sabemos. Lo que se nos olvida con frecuencia es prever con antelación que el vino llegue a la mesa a la correcta. La próxima vez que pienses en el maridaje perfecto para esa cita tan importante plantéate si deberás dejar el vino fuera para que se temple o si necesitas meterlo para refrescarlo durante más tiempo ¡organízate y disfrutarás el doble!

  1. Fresco, no frio

El vino a temperaturas muy bajas pierde muchos aromas porque los componentes volátiles no se liberan ¿Cuántas veces hemos enfriado un blanco y el resultado ha sido un vino plano y sin sabor? Por eso es tan importante tener en cuenta la temperatura de nuestra bebida. Un poco de frio nos ayudará a suavizar la acidez, pasarnos congelará el sabor frutal de nuestro vino y no podremos disfrutar de todos sus matices.

  1. ¿Del tiempo? No siempre

Aún hay quien piensa que el vino tinto no debe ser enfriado. Recuerda que su temperatura ideal oscila entre los 12 y los 18ºC ¿Crees que un vino que está en una despensa, que viaja en coche o que ha pasado meses en una tienda tiene esa temperatura? Dependerá de la época del año, que no te asuste refrescar tu vino tinto. Unos minutos entre agua fría y hielo serán más que suficientes para darle su temperatura ideal.

  1. No te obsesiones, lo más importante es disfrutar

Ya te hemos comentado la importancia de que el vino sea servido a su temperatura ideal pero tampoco se trata de sacar el termostato y que la obsesión por la perfección termine arruinándonos el momento. A continuación, os dejamos la tabla de temperaturas para consumo óptimo. Gracias a ella y conociendo la temperatura aproximada del ambiente o tu hogar sabrás si necesitas refrescar la botella antes de consumirla.

Vino espumoso … 7ºC

Vino blanco dulce … 8ºC

Vino tinto joven … 9ºC

Vino blanco joven seco … 10ºC

Vino rosado … 10ºC

Vino blanco fermentado en barrica … 12ºC

Vino tinto crianza … 15ºC

Vino tinto reserva y gran reserva … 17ºC

  1. Di no al frigorífico

Por último, recordarte que para enfriar nuestros vinos es preferible no utilizar ningún electrodoméstico que lo someta a bajas temperaturas. La mejor opción es una cubeta con agua y hielo. Además, es la manera más practica ya que para pasar un vino de 20 a 8ºC solo se necesitan 15 minutos, frente a las dos horas de nevera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *