¿Sabes cómo la naturaleza afecta al vino?

Que el vino sea una bebida tan venerada no es casualidad. Esta pasión tiene mucho que ver con la complejidad de su creación, que como te vamos a explicar no solo depende del hombre, y los mil matices de su resultado final.

Crear un vino perfecto no es tan fácil como repetir una receta. Los mismos ingredientes en las mismas medidas pueden dar resultados muy diferentes dependiendo de la zona o la fecha en la que se elabore.

¿Sabes cómo la naturaleza afecta al vino? 0

¿Por qué es esto? Entre otros factores, porque el clima afecta a la calidad y los matices de la uva.

Vayamos por partes, primero lo más sencillo y que seguro que ya sabes. Cada una de las partes del ciclo de la vid tiene unas condiciones climatológicas ideales: un invierno suave y consistente, una primavera cálida y sin lluvias torrenciales, y por supuesto ¡no a las temperaturas extremas! El año que alguna de estas variantes se descontrola el resultado puede ser una vendimia más escasa o una uvas de menor calidad.

Pero es que, además, cuando la uva se desarrolla en las mejores condiciones también es influida por la climatología. Varía mucho si el viñedo está situado en zonas cálidas o frías, las horas de sol y el nivel de precipitaciones que recibe como media.

Tan solo en España tenemos tres climas diferentes: mediterráneo, atlántico y continental. Cada uno está caracterizado por unas condiciones concretas que destapan e intensifican diferentes matices. Además, también son más o menos adecuados para diferentes variedades.

Y no solo lo que pasa alrededor de la vid es vital, también lo que sucede en sus raíces marca la diferencia. El suelo donde crece un viñedo es otro de los factores clave que explica como la naturaleza afecta a la creación del vino.

No todos los suelos son aptos para el cultivo de la vid. Los que sí permiten este trabajo son aquellos que tienen una composición de arena, sedimentos y arcilla en proporciones óptimas. Si tuvieran porcentajes muy altos filtrarían mal el agua y no aportarían de la forma adecuada los nutrientes y minerales que la cepa necesita.

¿Ahora entiendes un poquito mejor parte de la complejidad del vino? No es una bebida sencilla pero esto solo la convierte en más sabrosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *