¿Qué diferencia hay entre un vino natural, ecológico o biodinámico?

Cada vez más, el mercado se llena de conceptos que pretenden dotar a los productos de características naturales, saludables o hablar de que han sido producidos de forma ética y segura. Los últimos términos en tomar fuerza han sido: natural, ecológico y biodinámico.

Seguro que lo has escuchado con frecuencia en los últimos meses ¿Y en relación con el vino, a qué hacen referencia? Hoy te lo explicamos al detalle en este post.

¿Qué diferencia hay entre un vino natural, ecológico o biodinámico? 0

Lo primero que toca aclarar es que, en principio, estos atributos no hacen referencia al sabor del vino sino a las formas de trabajar el viñedo, la obtención de la uva y la creación del vino en la bodega.

En cuanto a la normativa que delimita estos conceptos no es del todo esclarecedora. Solo la agricultura y los vinos ecológicos tienen una clara definición dada por el reglamento europeo. Natural y biodinámicos son atributos que en ocasiones se utilizan más al libre albedrio.

Para comunicar que un vino es ecológico el viñedo debe tener la certificación ecológica, aunque también es posible que el viñedo tenga el certificado, pero no sus vinos. Para que el vino sea ecológico, el viñedo del que procede debe tener la certificación y además se restringe el uso de tratamiento de síntesis química para combatir plagas, herbicidas o fungicidas.

La diferencia entre un vino ecológico y uno natural es que en el primero se emplean pequeñas dosis de sulfuroso para la conservación del vino mientras que en el segundo el único sulfuroso presente es el que se produce de forma natural durante la fermentación alcohólica.

Los vinos biodinámicos son quizás los más curiosos y que más asombro están causando entre los wine lovers en los últimos tiempos.

 

Los productos denominados biodinámicos siguen la antroposofía de Rudolf Steiner, fundador de esta corriente. La agricultura biodinámica es un tipo de agricultura alternativa que entiende el ecosistema donde se produce como un organismo independiente y autosuficiente que es capaz de producir todo lo que necesita para mantenerse.

 

Esta filosofía rechaza por completo el uso de sulfurosos y tiene prácticas de lo más curiosas que se guían por las fases de la luna, las constelaciones… Por lo tanto, se denomina a un vino biodinámico cuando se ha producido siguiendo estas prácticas.

 

¿Conocías esta filosofía? ¿Has probado algún vino biodinámico?

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *