La historia de la uva

Podríamos decir que la uva es una de las frutas más complejas. Que su pequeña y sencilla forma no te confundan, tiene una gran historia detrás. Hoy te contamos de dónde viene, cómo se produce y cómo se clasifica ¡Y muchas curiosidades más!

La historia de la uva 0

Comencemos por el principio, la uva es originaria del Cáucaso y Asia occidental. Es una fruta milenaria, al analizar su genoma se descubrió que ya andaba por el planeta a finales del Paleolítico. Es más, hay constancia de su cultivo entre algunas de las civilizaciones más fructíferas de nuestra historia, como los antiguos egipcios, griegos y romanos.

Aunque se cree que con el transcurso de los años ha habido pérdidas varietales, en la actualidad encontramos cerca de 3.000 tipos diferentes de uva. La mayoría son el resultado de hibridaciones que convierten al fruto en más resistente a plagas. También se han producido nuevas creaciones para obtener características sensoriales diferentes.

Pero como ya te hemos dicho, la uva es una fruta muy compleja y a veces estas variaciones no depende de la mano del hombre y es la naturaleza la que hace su propio trabajo. Los cambios en las uvas dependen de muchos factores y eso explica las diferencias notorias entre una añada y otra.

Si tuviéramos que hacer una gran diferenciación podríamos dividir la uva en dos grupos: la uva para comer, o uva de mesa, y la uva destinada a la elaboración de vino.

Las primeras son generalmente más dulces, carnosas y con semillas grandes. Se pueden consumir frescas y, en menor medida, como uvas pasas o en conserva. Las variedades de uva que más se suelen utilizar para esta función son albillo, moscatel, aledo, villanueva, chelva, vinalopó y palomino.

Las uvas viníferas suelen ser más acidas y… ¿?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *