4 sensaciones que causa el vino en la boca

Si eres un apasionado del vino seguro que ya lo has experimentado pero esta bebida es más que un simple producto. Es una experiencia, un sinfín de sensaciones en tu paladar con un único trago.

4 sensaciones que causa el vino en la boca 0

Hoy te detallamos las 4 sensaciones que causa el vino en tu boca y te proponemos que la próxima vez que degustes una copa pongas el foco en una sensación diferente en cada trago.

El sabor:

El sabor del vino es un misterio para muchos. Siguiendo los cuatro sabores fundamentales: dulce, salado, ácido y amargo, e incluso incluyendo el nuevo y misterioso umami, algunos encuentran muy difícil de clasificar el sabor del vino.

Si para ti aún lo es prueba este orden. El gusto dulce del vino se puede detectar en el primer contacto de la bebida con la lengua. El resto de sabores se pueden ir encontrando en la degustación del vino. La práctica de la cata es la única herramienta que afina la percepción de estos sabores.

La astringencia:

La astringencia, o sequedad, es una sensación fácil de reconocer y difícil de definir. En parte es debida al tanino, el compuesto que da la textura rugosa, el color y gran parte de su sabor al vino.

Es poco usual sentirla de forma aislada, viene acompañada de otras sensaciones y, normalmente, se percibe en las encías ¡Presta atención en tu siguiente trago!

El cuerpo:

Se conoce así al grado de intensidad de las sensaciones sápidas. Para que lo entiendas de forma más sencilla: en una escala del cero al diez, el agua tendría cero cuerpo y el aceite 10.

Los términos para describir esta sensación van desde “un vino con buen cuerpo”, “ligero” o “cuerpo medio”, te ayudarán a describir el peso con el que percibes la bebida en tu boca.

La textura:

Esta es una de las sensaciones más valoradas por los catadores. Se pueden diferenciar diferentes tipos de texturas: rugosas, aterciopeladas, sedosas… Estas características que tratan de describir las sensaciones que la textura del vino provoca en la boca no refleja literalmente la realidad pero nos permite reflexionar sobre cómo clasificamos el vino.

Como ves degustar el vino es una experiencia difícilmente describible ¿lo mejor? Que la experimentes en tu propio paladar

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *