Detectar aromas en los vinos blancos, un ejercicio para estimular nuestros sentidos

Lo mejor para convertirse en un gran catador de vinos es insistir en la práctica. Cambiar nuestras perspectiva a la hora de degustar un vino, dedicarle nuestros cinco sentidos y profundizar en todos sus matices es una técnica que podemos incluir en nuestros encuentros habituales y que nos irán formando.

Con este objetivo queremos proponeros un ejercicio, donde los vinos blancos tienen especial protagonismo. Os retamos a que cada vez que vayáis a compartir una copa de vino blanco, antes de llevarla a vuestros labios, le dediquéis un momento al olfato.

Detectar aromas en los vinos blancos, un ejercicio  para estimular nuestros sentidos 0

Para entrenar nuestro sentido del olfato os retamos a encontrar entre los estímulos sensoriales que os proyecte esa copa algunos de estos 5 aromas que se encuentran frecuentemente en los vinos blancos y que seguro que has tenido cerca alguna vez:

 

Hinojo.

Entre los aromas primarios de un vino blanco destacan los toques vegetales ¿Te atreves a buscar entre tu siguiente copa esta especie con matices anisados?  Todo un reto.

 

Piña.

Típico de los vinos blancos que evocan frescura. Este aroma, junto con el resto de la gama de cítricos, se encuentran entre los vinos con un punto más seco.
Además, junto con el plátano y la manzana son algunos de los aromas detectables de nuestra denominación de origen.

 

Azahar.

Algunos la catalogan como la nota floral más identificable, prueba a encontrarla entre tus blancos preferidos.

 

Pan tostado.

Los aromas a tostado provienen generalmente de la crianza del vino en roble. Trata de conectar este aroma de tus recuerdos a la copa de vino.

 

Miel.

Busca este aroma sobretodo en los vinos más dulces. Generalmente lo encontraras junto con notas frutales como el membrillo, el mango o los frutos secos.

 

 

Por último recordaros que nunca podréis encontrar en una copa de vino un olor que no conocéis. Por ello es también muy interesante, como práctica continua, prestar especial atención a todos los olores que os rodean e ir incluyendo en vuestro almacén olfativo nuevos registros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *