Y tú, ¿qué tipo de wine lover eres?

El vino, como casi todo en la vida, tiene muchas formas de ser amado. El sector vitícola es tan profundo que podrás explorarlo hasta su raíz y a la vez es tan plácido que podrás divagar gustosamente por su superficie.

Y tú, ¿qué tipo de wine lover eres? 0

Es gracias a esta dualidad que puedes ser un amante del vino de formas muy variadas. Puedes amarlo un poco cada día, de forma esporádica o estar hasta las trancas. Cada una de estas relaciones con el vino tiene asociado un tipo de comportamiento ¿Quieres saber más? Te contamos los tipos de wine lovers clásicos:

  1. Fiel

Este grupo representa al consumidor más tradicional. Son grandes entendidos del sector, conocen los conceptos y la historia del vino. En ocasiones pueden creer que ya lo saben todo, es por esto que no sienten la necesidad de probar o conocer nuevas referencias. Son fieles a sus bodegas de cabecera y confían en ese vino que saben que funciona.

  1. Amante de la novedad

En este grupo encontramos al amante del vino que siempre quiere saber más. Se encuentra en un constante aprendizaje porque es consciente de la complejidad y transformación continua del sector. En su afán por conocer más no tienen reparo en probar nuevas marcas o bodegas, disfrutan de la curiosidad previa a catar una nueva copa.

  1. Cazador de tendencias

En este grupo se encuentran aquellos que adoran el vino trendy del momento, son más irreverentes con la cultura del vino y lo que aman es probar esa marca de moda, ese nuevo formato y poder decir “fui el primero”.

  1. Social

Este consumidor siente un gran respeto por el mundo del vino pero no ha profundizado en sus conocimientos. Adora consumir vino en reuniones o fiestas y sobre todo le apasiona escuchar a expertos y aprender más sobre el sector. Podríamos decir que todos, en algún momento, hemos sido un wine lover social, suele ser el comienzo de este idilio.

  1. Confiado

En contraposición al social está el consumidor confiado. Disfruta de su copa pero no se preocupa por la referencia ni la bodega. Delega en otros la elección porque realmente ni sabe ni quiere saber sobre vinos, solo quiere disfrutar de su copa.

¿Qué te parece? ¿Te ves reflejado en alguno de estos grupos? Ya sabes que lo bueno de esas clasificaciones es que puedes ir fluctuando por ella sin olvidarte de disfrutar ¡Eso siempre!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *