¿Para qué sirve el decantador?

¿Has oído hablar del postureo? Lo podríamos resumir como esa actitud que, reforzada por las redes sociales, nos hacen esforzarnos por mostrar nuestra vida mucho más bonita y perfecta de lo que en realidad es.

¿Qué relación tiene con el decantador de vino? Pues que muchos han llegado a pensar que su función es puro postureo pero, aunque es cierto que el vino en el decantador queda la mar de elegante, sirve para mucho más que adornar la mesa.

¿Para qué sirve el decantador? 0

El primer uso que se le puede dar a un decantador es para ayudarnos a separar los elementos líquidos y sólidos de nuestra botella. El vino puede ir produciendo depósitos con el paso del tiempo, formaciones sólidas que aunque no son perjudiciales para nuestra salud sí que pueden provocar sensaciones incómodas que nos impidan disfrutar al 100% de la experiencia.

Para asegurarnos que estos elementos no se cuelan en la copa ni estar toda la velada preocupado por ello podemos proceder a la decantación. Un primer paso recomendado es  dejar unas 24 horas la botella en vertical, así nos aseguraremos de que todos los posos llegan al culo de la misma.

Tras ello, procedemos a volcar el líquido en el decantador, con mucho cuidado y con un vertido uniforme para evitar que las formaciones sólidas se cuelen.

Un recordatorio imprescindible, cuanto más viejo es un vino más frágil se vuelve al contacto con el oxígeno y, a la vez, cuanto más viejo es más posibilidades de poso existen, por ello cuando veas necesario hacer la decantación asegúrate de hacerla en el mismo momento que se va a consumir.

Los vinos jóvenes tienen otro motivo, totalmente contrario, para usar el decantador. En este caso los vinos se pasan a este recipiente para jarrearlos. Este proceso nace para que  los vinos más jóvenes se oxigenen ¿Por qué es esto necesario? Generalmente, un vino joven que se encuentra cerrado sufre de poca expresión aromática, exceso de alcohol o taninos excesivamente marcados.

Sin embargo, gracias a la oxigenación estos vinos modifican rápidamente su primera impresión y se muestran más vivos, delicados y menos alcohólicos. Curioso, ¿no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *