Uva autóctona: Bobal

Uva autóctona: Bobal

La variedad Bobal es la estrella de la Denominación de Origen, ya que supone un 67% de la producción. De las 21.876 hectáreas que hay plantadas de esta uva, el 47% son viñedos antiguos, con más de 40 años. El clima y el suelo que necesita esta variedad autóctona se adaptan perfectamente a los de la zona. Muestra preferencia por las tierras altas, con veranos cortos y secos, en los que desarrolla bien sus caracteres.

Uva autóctona: Bobal 0
Los vinos elaborados con Bobal tienen un color intenso y característico. Ofrece vinos tintos intensos de color, con mucho cuerpo y sabores complejos. Además, son peculiares por su potente estructura y volumen, armonizados con sensaciones en boca y nariz originales que recuerdan la fruta madura matizada por los frutos secos, el regaliz y las especias. Los tintos jóvenes suelen ser de capa alta, con ribetes morados muy vistosos. El paso del tiempo los convierte en tintos vivos que recuerdan la cereza madura, siendo muy lenta su evolución.

Los rosados de bobal poseen aromas a frutas rojas y un color rosa atractivo, con reflejos violáceos intensos y vivos. En boca alcanzan un auténtico equilibrio aportando gran frescura y plenitud al paladar. Son vinos muy armoniosos, típicos de esta Denominación de Origen.

La variedad Bobal es importante aquí por su potencial enólogico, ya que en los últimos años las bodegas han realizado grandes avances en la elaboración y cultivo de esta variedad. Como resultado, están saliendo al mercado nuevos vinos con unas cualidades organolépticas extraordinarias que transmiten a la perfección el carácter y la personalidad de la DO Utiel-Requena.