Utiel-Requena, una de las rutas recomendadas por la Guía Repsol 2016

“Entre la meseta y el mar mediterráneo se encuentran estas tierras de composición caliza, arcillosa y pobre en materia orgánica de las que surgen los inconfundibles caldos de la DO Utiel-Requena, sobre todo tintos y rosados elaborados principalmente con la variedad Bobal”, así empieza el reportaje de la Guía Repsol 2016 en el que se repasa la historia y tradición de nuestra región vitivinícola y se propone una ruta por las localidades más características de la zona.

portada guía Rutas 2016 (1)

Portada Guía Repsol rutas 2016: Portada de la Guía Repsol 2016 sobre las mejores rutas de España.

La guía resalta la antigüedad de la región vitivinícola, de más de 2.700 años como demuestran los hallazgos arqueológicos descubiertos como pepitas de uvas, lagares y elementos de vajillas, y afirma que “hablar de los vinos de la DO Utiel-Requena es hablar de la variedad Bobal”, que supone el 80% de la producción y que pese a ser la segunda variedad tinta en hectáreas cultivada sigue siendo una gran desconocida

Al analizar los motivos de esta situación, los autores del reportaje aseguran que se debe al espacio limitado en el que se produce (Comunidad Valenciana y las provincias de Albacete y Cuenca) así como al hecho de que los vinos de Bobal llegaban al mercado como parte de diversas mezclas aprovechando su buena acidez y alto contenido de polifenoles.

Uvas Bobal

Uvas Bobal: Imagen de uvas de la variedad Bobal.

Sin embargo, esta tendencia está cambiado ya que las bodegas han apostado por elaborar  vinos monovarietales, de color intenso con matices violáceos, gran complejidad, mucho cuerpo y aromas a frutos rojos y flores, que sacan a la luz el potencial de la Bobal.

La ruta por Utiel-Requena

El trayecto propuesto por la Guía Repsol como una de las rutas por los mejores alimentos y bebidas recomendadas para este 20016, empieza en Siete Aguas, situada en la comarca de la Hoya de Buñol, y que se caracteriza por estar enclavada en un terreno accidentado con alturas que superan los 1100 metros. Allí, recomienda visitar la iglesia de San Juan Bautista, que cuenta con una fachada de estilo renacentista y una torre cuadrada, así como sus 100 fuentes, entre las que resalta la Fuente de los Siete Caños.

Stitched Panorama

Siete Aguas: Una de las fuentes más famosas del municipio.

El itinerario continúa por Requena, en la que se deben visitar numerosos edificios emblemáticos como sus dos iglesias San Salvador y Santa María, el arco de Ovejero, el Museo del Vino, la Casa de Arte Mayor de la Seda (no hay que olvidar que Requena era el cuarto centro de producción sedera en España)  y el palacio del Cid, que se edificó sobre el solar que era propiedad del campeador. Asimismo, el turista puede recorrer sus cuevas subterráneas y sus estrechos callejones.

A tan solo 14 kilómetros de distancia se encuentra Utiel, cuyos orígenes se remontan al neolítico y donde la guía aconseja visitar el Convento de la Merced, de estilo neoclásico, y prestar atención a su espectacular cúpula recubierta de tejas vidriadas blancas y azules.

Posteriormente, la ruta sigue por Caudete de las Fuentes, el pequeño municipio donde se encuentra el templo dedicado a la Natividad de Nuestra Señora y un asombroso campanario, por Fuenterrobles, localidad en la que destaca la Iglesia de Santiago Apóstol, y concluye en Villargordo del Cabriel, un municipio bañado por el río Cabriel, considerado uno de los más limpios de Europa, desde el que se puede acudir al Parque Natural de las Hoces del Cabriel para deleitarse con la belleza de las salinas de Villargordo, los cuchillos, la Umbria del Molino, el cerro de Morgorrito y el pico Moluengo.

Hoces del Cabriel: Muestra de la belleza de este paraje natural.

Una ruta muy completa para disfrutar de los numerosos encantos que alberga la región vitivinícola de Utiel-Requena.

 [:]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *