Tipos de copa para cada vino

Seguro que todos hemos ido a algún restaurante o celebración con mesas dispuestas con numerosas copas de diferentes tamaños y os habéis hecho la pregunta: ¿dónde pongo el vino tinto? Bueno, pues desde la DO Utiel-Requena vamos a tratar de descifrarte esa incógnita.

Para cada tipo de vino existe una copa diferente, aunque todas ellas comparten unas características comunes. Deben estar fabricadas por cristal, ya que es un material inerte que no aporta sabores, ni olores desagradables.

Tipos de copa para cada vino 0

Las mesas de las celebraciones suelen tener dispuestos sobre la mesa varios tipos de copas

Además, las copas de vino deben ser totalmente transparentes. Y por último, todas las copas están formadas por tres partes diferenciadas, una parte superior que llamaremos cuerpo o cáliz, donde pondremos el vino y que tiene forma cóncava; la parte intermedia, que llamamos tallo o fuste de forma alargada o estrecha, que será el lugar por donde cojamos la copa; y por último, la parte inferior, la base o el pie, de forma plana y circular.

Hasta ahí todo claro… a continuación es cuando despejamos la incógnita. Veamos qué tipos de copas existen y para qué vinos sirven:

Tipos de copa para cada vino 1

Cada copa está ideada para aprovechar un tipo de vino distinto. Fuente imagen: acomprarvino.com

El catavinos. Aunque se puede confundir con una copita de manzanilla, este tipo de copa sirve para usos más técnicos y profesionales.

La copa borgoña. Sirve para los vinos tintos de mayor bouquet. Tiene la copa más abierta y forma más abombada para apreciar mejor los aromas terciarios de los vinos tintos de crianza.

La copa burdeos. En cambio esta copa, más alargada que la borgoña es más recomendable para vinos tintos o blancos preferentemente jóvenes, con gran carga aromática frutal.

La copa sauternes. Toma el nombre del vino dulce francés, de la región de Sauternes. Su forma se podría decir que es algo particular, con el fondo estrecho, la base algo abombada y la boca curva hacia dentro. Ideal para los vinos dulces y vinos blancos.

La copa flauta. Su forma fina y alargada es la más adecuada para catar vinos espumosos, donde nos podemos fijar, por ejemplo, en el ascenso y el tamaño de la burbuja.

Como veis, la forma de todas ellas está pensada para sacarle el máximo partido a cada tipo de vino. La próxima vez que te sientes a una mesa con estas copas, no hay excusas para la equivocación.

Vídeo de youtube sobre las características de las copa de vino:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *