¿Qué sabes de las lágrimas del vino?

¿Cuántas veces has disfrutado contemplando esas gotitas de aspecto oleoso que se deslizan lentamente hacia el fondo de la copa de vino tras realizar un movimiento giratorio con la copa? En Alemania las conocen como “ventanas góticas”, mientras que en Inglaterra y Francia las denominan “piernas”.  Son las famosas lágrimas del vino, cuya observación produce un placer comparable al que sentimos cuando admiramos las gotas de lluvia que marcan los cristales en una tarde lluviosa de otoño.  Este fenómeno ocurre debido a una rápida evaporación del alcohol que se condensa en la parte alta de la copa, descendiendo en forma de gotas. Las lágrimas indican que el líquido es rico en alcohol, azúcares y glicerina y se generan dependiendo del grado alcohólico.

Las lágrimas gruesas y bien definidas revelan alto grado alcohólico, glicerina y sólidos disueltos

 Sin embargo, hay más factores que pueden influir en la formación de las lágrimas del vino. ¿Quieres conocerlos?

  • Glicerol. Se trata de otro tipo de alcohol que también se encuentra en los vinos. Es un líquido denso con un sabor dulce que da cuerpo, consistencia y suavidad al vino. Normalmente su cantidad es proporcional a la cantidad de alcohol (cuanto más alcohol, menor será la cantidad de glicerol). Las cantidades oscilan entre 5 y 15 gramos por litro.
  • Determinados factores externos. La diferencia de temperatura entre la copa y el líquido servido, los posibles restos de detergente o abrillantador que pudieran haber quedado adheridos a la copa, la calidad del cristal, así como el modelo de copa, son algunos de los factores que también pueden influir en la creación de las lágrimas en la copa.

Pero ¡atención! Existen muchos mitos relacionados con las lágrimas del vino, que no siempre son ciertos. ¡Toma nota! Se dice en ocasiones que cuanto mayor número de lágrimas, mayor es la calidad del vino y esto no siempre es cierto. También se escucha con frecuencia que si las lágrimas son densas nos encontramos ante un buen vino y tampoco corresponde con la realidad. Habrás escuchado también alguna vez afirmar con rotundidad que un vino joven o crianza tiene menos lágrima que uno de reserva: tampoco esta afirmación es cierta en todos los casos. Por el contrario, la lágrima sí nos revela algo: cuanto mayor es el grado alcohólico del caldo más untuosas son las lágrimas.

Ya conoces por qué se forman y qué indican estas bellas lágrimas del vino. Ahora, escoge algunos de los vinos de la D.O Utiel- Requena y experimenta por ti mismo la formación de lágrimas tras mover la copa con suavidad en sentido giratorio.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *