El papel de la mujer en el mundo rural vitivinícola

Hace unos días, más de medio centenar de mujeres del sector agroalimentario y la gestión pública se dieron cita en Requena en la II Jornada de Mujeres Agrarias promovida por la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Comunidad Valenciana. En la cita intervinieron aportando sus experiencias profesionales, Carmen Montó, directora financiera de Coviñas; Carmina L. Cárcel, secretaria de la DO Utiel-Requena y María Ángeles Novella, fundadora de Vinos y Sabores Ecológicos.

Lo más significativo de este acto fue que se creó un espacio de trabajo, de escucha y de estudio de las necesidades y los problemas de la mujer rural, emitiendo al final del acto las conclusiones fruto del espacio de trabajo.

El papel de la mujer en el mundo rural vitivinícola 0

Más de medio centenar de mujeres participaron en la jornada que tuvo lugar en la sede de las Bodegas Coviñas de Requena

Una de las primeras cuestiones que se pusieron de manifiesto fue que en el mundo rural, como sucede en el resto de sociedad, las mujeres tienen muy difícil acceso a los puestos de dirección. Algo que está asociado indudablemente al exceso de masculinización y  envejecimiento del sector agrario, que además se caracteriza por una fuerte resistencia al cambio.

Y es que no resulta sencillo cambiar los patrones establecidos durante siglos, en los que el papel de la mujer, además de contribuir en las labores del campo, también se ha hecho cargo en solitario de las tareas del hogar y al cuidado de los niños o mayores a su cargo, es decir, la concepción de la mujer como “cuidadora”.

El papel de la mujer en el mundo rural vitivinícola 1

El encuentro sirvió para crear un espacio de trabajo, de escucha y de estudio de las necesidades y los problemas de la mujer rural

Frente a esas dificultades, es necesario unir esfuerzos para visibilizar la labor que las mujeres siempre han tenido en el mundo agrario y permitir su empoderamiento para contribuir, en igualdad de condiciones, a un auténtico desarrollo rural en todos sus ámbitos.

Las allí presentes compartieron que para revertir esta situación y romper con los roles patriarcales y la forma de ver la vida en el campo, una de las principales herramientas debe ser la educación y la concienciación. El papel de la mujer en el entorno rural es fundamental por un lado para la productividad y profesionalización y por otro, como pieza clave para paliar la despoblación que están experimentando las zonas rurales.

En esta particular cruzada es imprescindible contar con el apoyo de toda la sociedad, empezando por las administraciones, instituciones, empresas y redes de mujeres. Hay que trabajar por el empoderamiento de las mujeres en la política y en los programas agrícolas, de forma que sean valoradas y escuchadas. Para que tengan también oportunidad de aportar lo mejor de sí mismas.

Por tanto, y a modo de conclusión, las claves para una dinamización en el mundo rural deben pasar por la educación, la profesionalización, la innovación y el apoyo de toda la sociedad por un bien común: el desarrollo y crecimiento del sector agroalimentario, así como de una vida diaria más ética, humana y socialmente igualitaria.

 

 

 

 

 

 

 

 [:]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *