Trucos para elegir el mejor vino blanco para el aperitivo

¿Qué sería de una buena comida sin su correspondiente aperitivo? Y es que al menos en nuestro país, sobre todo en la zona mediterránea, el aperitivo es tan esencial o más que el postre en cualquier comida que se precie. Se trata de una costumbre que nos sirve para abrir el apetito y prepararnos para el resto de delicias culinarias que nos esperan a continuación.

Por regla general, los aperitivos suelen acompañarse con vino blanco debido a que por sus características este tipo de vino armoniza mejor con los alimentos que tradicionalmente se degustan durante el aperitivo. El problema, como siempre, llega cuando hemos de elegir un vino blanco en concreto para maridar y las dudas no tardan en aparecer, por eso hemos querido darte algunos trucos que harán que la elección sea más sencilla.

En primer lugar escoge siempre un vino blanco de carácter seco. ¿La razón? La dulzura desensibiliza las papilas gustativas y lo peor calma el apetito, por lo que no es algo que queramos que ocurra con el aperitivo, que la comida acaba de empezar. De igual modo, te recomendamos que sea un vino de cuerpo ligero que entre de manera suave en el paladar.

aperitivo-vino-blanco-fuente-guia-repsol

Aperitivo vino blanco: El vino blanco es el que mejor marida con los alimentos del aperitivo pero no siempre es fácil elegir uno. Fuente: Guía Repsol.

Por otro lado, el mejor vino blanco para el aperitivo será aquel que presente un sabor refrescante y una adecuada acidez, dado que lo amargo al contrario que la dulzura se encarga de abrir el apetito.

Asimismo, la elección del vino también dependerá en gran medida de la clase de alimentos que formen parte del aperitivo. Por ejemplo, hay aperitivos clásicos compuestos por frutos secos, patatas fritas, quesos, aceitunas o embutidos mientras que hay otros más elaborados en los que se incluyen mariscos o carnes en los que hemos de ser más cautelosos al seleccionar el vino para maridar.

Por último, es muy importante que, independientemente del vino que escojamos, éste se sirva a una adecuada temperatura. Recuerda que los vinos blancos se deben consumir a una temperatura de entre 8º y 12ºC para poder apreciar todas sus características.

Pon en práctica estos trucos y verás cómo disfrutas del aperitivo con mayor intensidad que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *