Consejos para el maridaje de tus platos navideños

¿Ya has decidido cuál va a ser el plato principal de la cena navideña que vas a tener en tu casa? ¿Estás indeciso porque no sabes qué vino maridará mejor con él? ¡Te damos algunos consejos para el maridaje de tus platos navideños!

Aunque hayas seleccionado los mejores vinos del momento, si no eres capaz de maridarlos correctamente no te servirá de nada, dado que pueden resultar demasiado intensos para el guiso que hayas preparado, opacando el sabor de la comida, o por el contrario, ser muy suaves y no que resalten como es debido, de ahí que sea tan esencial elegir vinos que mariden convenientemente con el menú navideño que hayamos establecido.

En este sentido, si has decidido ofrecer una serie de entrantes vinculados con el mar, tales como almejas a la marinera, gambas cocidas, ostras o mejillones al vapor, lo mejor es que selecciones un vino blanco con una acidez apropiada para este tipo de platos.

En cambio, si vas a apostar por un aperitivo tradicional compuesto de jamón serrano, salami, chistorra, patés o quesos curados, una buena opción es un vino tinto de crianza no demasiado ácido y con aromas afinados para que no lleguen a camuflar el sabor de estos entrantes.

consejos-maridaje

Consejos maridaje navidad: Presta atención a los ingredientes de tus guisos para seleccionar el mejor maridaje.

Por lo que respecta al plato principal, si vas a realizar un guiso de pescado, debes tener en cuenta si se trata de un pescado graso o no a la hora de maridarlo. Por ejemplo, si vas elaborar un besugo asado o una lubina a la sal, un vino blanco joven fresco y frutal de Chardonnay es una alternativa adecuada. Mientras que si te has inclinado por pescados más grasos como el salmón al grill o atún al horno con salsas de frutos rojos, puedes escoger el maridaje clásico representado por los vinos blancos de crianza en barrica, o innovar con un vino tinto joven con cuerpo de Merlot o Cabernet.

Si el protagonista de tu menú navideño va a ser la carne, el maridaje también dependerá de la clase en concreto que sea. Si es un cordero al horno, nada mejor que los tintos aromáticos y frutosos elaborados con variedades como Pinot Noir o Merlot, para un solomillo es ideal abrir un vino tinto Gran Reserva de variedades intensas como la Bobal. Si vamos a cocinar pollo a la naranja o un pavo relleno, puedes optar por un vino blanco madurado como un Chardonnay o por un suave vino tinto de Merlot. Y si la carne es de caza, como una perdiz o una codorniz, los vinos tintos madurados de Bobal con cuerpo armonizarán a la perfección.

¡Sigue estas indicaciones y consigue acompañar tus platos navideños con el vino más adecuado para cada uno de ellos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *