3 claves para identificar los aromas del vino

Sin duda, identificar los aromas del vino es lo que más complicado resulta para las personas que se inician en el arte de la cata. Sin embargo, como todo, con un poco de práctica y sabiendo algunas claves pronto conseguiremos lograr identificar rápidamente todos los aromas que desprende el vino que tenemos delante.

  • Permanece atento a los aromas que te rodean – En este sentido, lo primero que tienes que hacer es empezar a entrenar el olfato. ¿Cómo? Permaneciendo atento a todos los aromas que te rodean. Nos hemos acostumbrado tanto a la mayoría de fragancias que respiramos cada día que casi no les prestamos atención, de hecho las ignoramos frecuentemente a no ser que se trate de un aroma que nos encante o que odiemos. Huele siempre que puedas las frutas y las plantas que estén a tu alrededor así como los perfumes, jabones, cremas o cualquier otro objeto que te pueda ayudar a experimentar más con tu sentido del olfato.

aromas-vino-fuente-area-de-vinos

Aromas vino: Experimenta con los aromas de tu alrededor para entrenar a tu olfato. Fuente: Área de vino.

  • Entrénate con vinos totalmente diferentes – Si catas dos vinos muy similares es más que probable que te cueste mucho lograr detectar aromas que sean distintos. Por ello, los catadores expertos recomiendan entrenar al olfato con vinos totalmente opuestos hasta que la nariz se acostumbre a los diferentes aromas. Por ejemplo, degusta un buen vino de crianza y uno joven, un vino dulce y uno seco así como vinos elaborados con variedades completamente distintas hasta que empieces a notar de manera más clara las diferencias que presentan en cuanto a fragancias.
  • Clasifica los aromas en sus respectivas series – Al principio te resultará muy complicado identificar exactamente la procedencia de los aromas por lo que lo mejor es que comiences por algo sencillo: clasificarlos por grupos. Dedica un tiempo a averiguar si se trata de un aroma de origen animal, balsámico, floral, afrutado, especiado, ahumado o vegetal aprovechando las series aromáticas en las que se dividen los aromas de los vinos. Una vez que ya seas capaz de clasificarlos rápidamente, prueba a distinguir exactamente la procedencia de la fragancia.

 

Como ves, convertirte en un experto catador de vinos que distingue todos los aromas es sólo cuestión de práctica y empeño. Esfuérzate y verás cómo lo consigues.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *